Calidad, elegancia y seducción constituyen la esencia de los perfumes Azzaro. Una seducción que apuesta por la personalidad y las contradicciones inherentes en cada hombre. Sin ostentación alguna, con total discreción, el hombre Azzaro es ante todo fiel a sí mismo y se caracteriza por el humor y la generosidad de los grandes seductores.


Sale

No disponible

Agotado